Novedades

  • img-book

    TRADUCCIÓN DE CARLOS VITALE

    La palabra se alcanza en el cuerpo. Para llegar a él, la escritora que es también niña, hija, suma de historia y contextos, necesita un lenguaje preciso, sin idealización pero abierto a las imágenes, crudo y cálido al tiempo. En esa búsqueda, supera el tópico de lo autobiográfico y expande el poema. Lovely es un recorrido por la memoria, las voces de la infancia en diálogo con la autora que afirma carne, voz y existencia autónoma, al tiempo que rinde homenaje –ejercicio de análisis y duelo necesario para ser– a la convicción personal en la palabra por encima de toda construcción cultural. Antònia Vicens dio a conocer su poesía con esta obra, inventario familiar que se confronta con el mar, con las figuras de la madre y, especialmente, del padre. La poeta conjuga lo recibido, lo rechazado y lo asumido a través de una poética abierta a la identidad desde la indagación en cuerpo y lenguaje.

    Antònia Vicens (Santanyí, 1941), escritora de las Islas Baleares, es una de las figuras más importantes de las letras catalanas. Se da a conocer literariamente en 1967 con su primera novela, 39º a l’ombra, galardonada con el premio Sant Jordi. Posteriormente publica Material de fulletó (1971), La festa de tots els morts (1974), La santa (1980), Primera comunió (1981), Quilòmetres de tul per a un cadàver, Gelat de maduixa (1984), Terra seca (1987), Febre alta (1988), Lluny del tren (2002), Ungles perfectes (2007) y Ànima de gos (2011). En 2005 reúne su narrativa breve en el volumen Tots els contes. Algunas de sus novelas se han traducido al alemán y al español, y sus narraciones se incluyen en antologías de Italia, Alemania y Hungría. Lovely, su primer poemario, apareció en 2009, seguido de Sota el paraigua el crit (2013), Fred als ulls (2015) y Tots dels cavalls (2017). En 1999 recibió, por el conjunto de su obra, la Cruz de Sant Jordi de la Generalitat de Cataluña, así como el Premio Ramon Llull del Gobierno Balear (2004), el Premio Josep M. Llompart de la Obra Cultural Balear (2016) y el Premio Nacional de Cultura (2016).


  • img-book

    Con elementos esenciales –el agua, la arena, la luz, la palabra, el alacrán– se construye el amor. El desierto, sin embargo, no es clemente. Más allá de la vida, del duelo y de la noche oscura del alma, se extiende el poema que conjura la muerte y construye la memoria.
    El cuerpo, privado de aquel ser con el que se fraguó en el amor y en el deseo, restituye ante la pérdida su relación con la carne y con la nada; eremita de sí, se expulsa de lo vivo para aceptar, finalmente, la paz sencilla del poema.
    El ritmo justo, la palabra clara y el concepto hondo en el que resuena el venero de tradiciones poéticas plurales entre la mística, el romancero y la literatura andalusí, definen la poesía de Juan José Ceba, que Sara Torres lee y trae al ahora a través de Ser en luz.

    Juan José Ceba (Albox, 1951) es maestro jubilado, escritor, pedagogo y cartelista, además de vecino honorífico del barrio de pescadores de Almería, La Chanca, desde cuya escuela realizó una labor de agitación poética y ciudadana entre 1982 y su jubilación, tarea en la que logró involucrar a José Ángel Valente y Juan Goytisolo.
    Activo dinamizador de la vida cultural de su ciudad desde su barrio más maltratado, su obra se recoge en poemarios como Dunas (1991) o Claridad (1998), además de en antologías y otras publicaciones ya descatalogadas o de difícil acceso. Interesado, desde sus años de formación universitaria, por la cultura popular, el cante y la poesía de tradición andalusí, en su trayectoria acumula reconocimientos de la Junta de Andalucía, la Universidad de Almería o la Sociedad Española de Estudios Árabes.